ENTRE INFRACCIONES Y ABANDONOS
Se compactarán 915 vehículos que están retenidos
Se trata de 869 motos -la mayoría secuestradas por participar de “picadas” y circular sin casco- y 46 autos que exceden los 6 meses de retención y que, debido por estado de deterioro que presentan, contaminan el ambiente con sus fluidos y emanaciones.
Redacción El Santafesino
20/02/2010

El Gobierno de la ciudad ha puesto en marcha todos los mecanismos para llevar adelante el proceso de compactación de 915 vehículos que se encuentran alojados desde hace meses en el Depósito de Vehículos Retenidos, y que por sus emanaciones y fluídos contaminantes, afectan al medioambiente.
Fuente: Gobierno de la Ciudad

El Gobierno de la ciudad ha puesto en marcha todos los mecanismos para llevar adelante el proceso de compactación de 915 vehículos que se encuentran alojados desde hace meses en el Depósito de Vehículos Retenidos, y que por sus emanaciones y fluídos contaminantes, afectan al medioambiente.

Sucede que, a través de la Ordenanza Nº 11.216 -del año 2005- la Municipalidad adhirió a la Ley Provincial 11.856, que dispone que, pasados los seis meses de la notificación sobre la retención de vehículos por infracción o por abandono en la vía pública, el Estado municipal podrá disponer de ellos.

Así, entre los años 2008 y 2009 se remataron 737 unidades recuperables -motos y autos-, y en mayo del año pasado se compactaron unos 1.300 vehículos que se encontraban desde hacía tiempo en estado de abandono en el ex Frigorífico Municipal.

La decisión de compactar las unidades se fundamenta en lo establecido por el artículo 8 de la Ley Provincial 11.856, que determina que podrán ser utilizados como chatarra “todos los automotores y motovehículos que por su deterioro implican un peligro real o inmediato para la salud y el medio ambiente, y se presume que el mismo fue abandonado por su dueño”.

Contaminan

El secretario de Control, Cornelio Collins, detalló que la decisión de compactar estas unidades se debe a la contaminación que producen por el tiempo que llevan retenidas. “De acuerdo a los informes requeridos a la Subsecretaría de Ambiente del Gobierno de la ciudad, está certificado que estos vehículos producen emanaciones por medio de sus fluidos que contaminan el ambiente y, por lo tanto, incurren en las causales que ameritan la compactación”, dijo Collins.

El funcionario detalló que ya fueron publicados los edictos en el Boletín Oficial y en periódicos locales, y la nómina de vehículos a compactar se puede consultar también en la página web municipal (http://www.santafeciudad.gov.ar/vehiculos_a_compactar). “Los propietarios de los vehículos retenidos tienen algunos días más para recuperar las unidades, previo pago de los conceptos que correspondan por el período de retención y las infracciones. Pero vencido ese plazo, en los primeros días de marzo los vehículos irán a compactación”, informó.

La empresa que llevará adelante los trabajos de desguace y compactación de los vehículos es Scrap Service S.A., que ya realizara una tarea similar el año pasado. Asimismo, se aclaró que está garantizado el debido proceso, ya que todos los trabajos estarán supervisados por un escribano público, por lo que los procedimientos se ajustan a Derecho.

Respecto al origen de las unidades retenidas, Collins subrayó que se trata “mayormente de motos que han sido retenidas en procedimientos especiales orientados a dispersar y anular pruebas callejeras de velocidad -comúnmente conocidas como “picadas”-, y buena parte de ellas también por falta de uso de casco. Estos vehículos que se van a compactar no han sido retirados por sus dueños por diversas razones: muchos no han tenido en cuenta las multas significativas que se les aplican por no cumplir con elementales normas de tránsito y seguridad. Y en otros casos, por problemas de falta de documentación o dudosa procedencia”, resaltó.

Cómo se hace el trabajo

El proceso -que tendrá lugar en las instalaciones que el Municipio posee en Presidente Perón al 3.500- en varias etapas. La primera es el desguace, que consiste en remover los recipientes cerrados exclusivamente. Para esta etapa, en el caso de los autos, se traslada desde la pila de almacenamiento al Centro de Descontaminación, donde se remueven los recipientes cerrados que puedan existir, tales como los matafuegos o tanques de GNC.

Posteriormente se hace la descontaminación, que consiste en la remoción y almacenamiento de baterías y fluidos para su disposición final de acuerdo a la normativa vigente.

Una vez cumplimentado el tiempo de drenaje de los fluidos, el vehículo se transporta al equipo correspondiente para proceder a la compactación, donde queda reducido a un paquete de chatarra.

Una vez compactado, el paquete resultante es cargado en una unidad de transporte por medio de grúas, para su despacho a la planta de trituración.

Una vez en la planta, los paquetes recibidos serán tratados en un molino fragmentador, garantizando la total destrucción de los mismos, sus partes y sus piezas. El producto resultante del molino fragmentador es chatarra ferrosa de alta calidad, limpieza y densidad, apta para utilizarse como materia prima para la fabricación de acero.