LÍMITES A LOS AGROTÓXICOS
Fitosanitarios: El Senado tiene la palabra
El proyecto que modifica la ley 11.723 de fitosanitarios tiene media sanción en la cámara de diputados e ingresó a senadores para su aprobación. Voces a favor y en contra.
Redacción El Santafesino
03/08/2010


La llamada “Ley de Fitosanitarios” ingresó -con media sanción de Diputados- a la Cámara Alta en la primera sesión después del receso invernal. Si bien todavía no se sabe a ciencia cierta cuando será tratada en el recinto, es importante mencionar que en la cámara baja el proyecto esperó cinco años para ser aprobado y éste comprende algunas modificaciones a la ley actual, sobre todo en el uso del glifosato.

La iniciativa despierta polémica sobre todo en los espacios que nuclea a los profesionales agrónomos quienes pedirán una reunión a los legisladores para debatir el tema antes de su tratamiento.

La Sociedad Rural de Santa Fe manifestó que “de acuerdo con los estudios que nosotros tenemos, el glifosato es de baja toxicidad” y también se hizo sentir Casafe (Cámara Argentina de Agroquímicos y Fertilizantes), quienes expresaron que el herbicida está clasificado por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) entre los “de banda verde” o menos riesgosos.

Los representantes del Colegio de Ingenieros Agrónomos de la Provincia de Santa Fe (CIASFE), en tanto, explicaron que “lo aprobado contradice no sólo el trabajo conjunto que venimos realizando desde el Colegio con los legisladores, sino los criterios internacionalmente vigentes sobre agroquímicos. Nosotros sostenemos y ratificamos que la norma que surja de esta reforma sólo será una buena ley si tiene en consideración los estudios técnicos en la materia”.

“Es necesario -expresan desde la entidad- una ley que regule y establezca los mecanismos de control para el uso de todos los agroquímicos, sin que por eso sean meramente prohibitivos y carentes de fundamento técnico o científico”, por eso, las autoridades del Ciasfe se mostraron “sorprendidos” con el proyecto sancionado.

El Sí en Diputados

En la sesión del 1 de julio de este año, los legisladores de la cámara baja ratificaron el proyecto que modifica la ley Nº 11.723 de fitosanitarios en la provincia de Santa Fe, que rige desde 1.995. La votación fue dividida, e incluso mucho de los que eligieron a favor, aclararon que no se trata de una iniciativa ideal sino de una posibilidad.

El proyecto emanado desde el recinto de Diputados establece la prohibición de la “aplicación aérea de productos fitosanitarios tóxicos y moderadamente tóxicos, que son los incluidos en las bandas rojas y amarillas respectivamente, dentro de un área de 3.000 metros del límite de las plantas urbanas y, para la aplicación terrestre, el límite será de 1.000 metros de las escuelas rurales, parques industriales, complejos deportivos y recreativos, barrios privados y caseríos, zonas de interés turístico y áreas protegidas, costas de los ríos, arroyos, lagunas y humedales”.

Más adelante la iniciativa propicia que para el caso del glifosato, -producto mencionado por los organismos nacionales como incluido en la denominación Banda Verde que “probablemente no presente riesgos agudos en las condiciones normales de uso”- “se prohíbe su aplicación aérea dentro de un área de 1.000 metros del límite de las plantas urbanas y, para la aplicación terrestre, el límite será de 500 metros, pudiendo la autoridad local aumentar los metros de previsión”. Cabe mencionar que existe un fallo del juez Tristán Martínez de San Jorge, ratificado por la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial (Sala II), que prohibió la pulverización terrestre del herbicida a menos de 800 metros del límite urbano en función del principio precautorio, a la espera de que se determine científicamente el riesgo toxicológico del producto, principio defendido también por algunos legisladores.

Por otro lado, se introdujo la prohibición “en toda la provincia de Santa Fe del tratamiento de camiones o vagones mediante fitosanitarios y, del mismo modo, cualquier tipo de granos, semillas o subproductos de éstos, prohibiéndose la venta libre y uso de fosfuro de aluminio, fosfuro de magnesio, fosfina, bromuro de metilo o cualquier otro producto que los contenga”.

“Un avance mínimo, pero avance al fin“

El Centro de Protección a la Naturaleza, entidad que defiende los derechos ambientales y que impulsa la campaña “Paren de Fumigar” manifestó que si bien no está de acuerdo “con la redacción vaga y gris de las modificaciones propuestas a la ley 11.273, coincidimos con el espíritu de las mismas: antes que tener una ley y un reglamento que ni siquiera han sido controladas por el Estado y tampoco respetadas por ingenieros agrónomos, productores o aplicadores, las mismas representan un avance, mínimo por cierto, pero avance al fin. Proteger a las comunidades, manteniendo los venenos a una distancia prudencial y ampliar dicha cobertura a caseríos, establecimientos educativos rurales, deportivos, sanitarios o las márgenes de los cursos de agua representan un logro cuyos efectos se observarán en el corto plazo.

Ahora será el turno de los senadores de la provincia a quienes les tocará expedirse respecto del tema que genera controversias pero que tiene como finalidad la protección de la salud humana, de los recursos naturales y la producción agrícola.




Leer mas sobre