El Santafesino
Política
CAMBIO FORZADO
Un nuevo ministro de Seguridad, toda la responsabilidad

El gobernador Bonfatti le tomó juramento al ministro de Seguridad en un acto desarrollado en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno. “La política de seguridad es la política del gobernador de la provincia”, aseguró Raúl Lamberto, quien tendrá un duro desafío ante un contexto de inseguridad creciente.

Por Lic. Exequiel Kay
Redacción El Santafesino
11/06/2012

Leer más sobre
inseguridad
Seguridad Pública
narcotráfico
política comunitaria


  El gobernador Antonio Bonfatti tomó juramento a Raúl Lamberto, quien asumió como ministro de Seguridad de la provincia, en lugar de Leandro Corti, quien presentó su renuncia días atrás en el marco de una polémica desatada en torno del partido de fútbol Patronato-Rosario Central disputado en nuestra capital.
Fuente: Prensa Gobernación

El gobernador Antonio Bonfatti tomó juramento a Raúl Lamberto, quien asumió como ministro de Seguridad de la provincia, en lugar de Leandro Corti, quien presentó su renuncia días atrás en el marco de una polémica desatada en torno del partido de fútbol Patronato-Rosario Central disputado en nuestra capital.

El acto se desarrolló en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, y del mismo participaron, entre otros, el vicegobernador Jorge Henn, y el gabinete completo de ministros, en un intento por demostrar un claro respaldo al hasta este momento legislador del socialismo.

Al comenzar su discurso, Bonfatti indicó que “para nosotros es un día importante, de recambio de ministro, le damos la bienvenida a Raúl Lamberto, a nuestro querido amigo de tantos años, a este gabinete, en un día particular porque hoy se cumplen exactamente seis meses desde que asumimos el nuevo gobierno”.

La referencia no deja de ser significativa y quizás contraproducente: a seis meses de asumir, Bonfatti debe producir un cambio en un lugar sensible del gabinete: Seguridad. ¿Las causas? Varias, pero con fuerte incidencia de la relación del ex ministro Corti con las fuerzas policiales y un contexto de inseguridad crecientes, particularmente en Rosario y Santa Fe.

Más adelante, el mandatario santafesino remarcó que “en un mundo donde la sociedad expresa su malestar a través de un síntoma que es la violencia, la sociedad está buscando un rumbo que hemos perdido, pérdidas de valores, con paradigmas que nos sostenían por décadas, por no decir centurias”.

“Esa expresión de ese malestar de la sociedad, este síntoma que es la violencia, se expresa de muchas formas –continuó el gobernador–. Nos necesitamos todos. Cada uno desde su responsabilidad: el Poder Ejecutivo tiene las suyas, también el Legislativo y el Judicial, pero como sociedad tenemos que ver qué nos está pasando. Necesitamos mucho más diálogo entre nosotros, más respeto, poner los problemas sobre la mesa y tratar de encontrar respuesta a este síntoma que es la violencia. Y a eso nos comprometemos y los vamos a convocar permanentemente”.

Al respecto Bonfatti expresó que “a veces hacemos una simplificación y creemos que este problema se resuelve únicamente con la policía, y nos equivocamos”, no obstante afirmó que “indudablemente la policía tiene una enorme responsabilidad en prevenir y actuar frente al delito, en resguardar los bienes de la sociedad y a los seres humanos y cuidarlos”, por lo cual “vamos a exigirles”, pero también se asistirá a la Fuerza “con bienes y materiales, en capacitación, en formación profesional, en la capacitación de todos los estudiantes que hoy están en el Instituto de Seguridad Pública”.

Por último, el mandatario provincial indicó que “vamos a ser implacables en el delito, como lo hemos planteado desde el primer día, fundamentalmente aquel que está carcomiendo el cerebro a los más jóvenes. Vamos a poner todo nuestro esfuerzo para lograr la mejor Policía, y también seremos implacables con la corrupción”.

La seguridad como prioridad

En su discurso, el flamante ministro de Seguridad sostuvo, en primer lugar, el planteamiento de “lo que siempre sostuve: ratificar claramente que la política de seguridad es la política del gobernador de la provincia, quien desde que asumió tuvo una especial obsesión con que el tema de que la seguridad sea una prioridad para esta gestión. Necesitamos que la ciudadanía viva segura, con tranquilidad, como siempre se vivió en esta provincia. Y se debe volver a esa Santa Fe de la paz, la tranquilidad, la convivencia y la solidaridad.”

En segundo lugar, Lamberto expresó su convencimiento “que el tema seguridad no es estrictamente de la provincia de Santa Fe: el avance de los delitos, de las bandas, del narcotráfico, generan que la coordinación entre Nación, provincia y municipio sean fundamental, así como la coordinación entre fuerzas.”

“En tercer lugar –prosiguió–, una política de seguridad nunca puede ser ajena a una política comunitaria: hay que escuchar a la sociedad, hablar con ella, con el vecino, con las organizaciones, que tienen mucho para decir porque son los que sufren los problemas a diario.” Y agregó que “hay que tener un diálogo con la Justicia: no hay política de seguridad si no tenemos una Justicia que actúe en tiempo real, garantizando los derechos, pero que determine en momento oportuno cuándo una persona es imputable o cuándo es culpable”.

En este sentido recordó que “la justicia escrita, inquisitiva, forma parte del pasado, y todos tenemos la obligación de poner en marcha el Código de Procedimiento Penal que permita la otra cara de la seguridad, que es que no haya impunidad.”

Mensaje a la policía

En su discurso, el nuevo titular de la cartera de Seguridad envió un mensaje a la Fuerza policial: “yo siempre he sido profundamente respetuoso de la Fuerza policial. Creo que es una actividad noble, sacrificada y de clara vocación de servicio, y entiendo que la comunidad así lo entiende y lo quiere. Necesitamos una Fuerza cada día mas respetada, valorada y jerarquizada por la comunidad, y para eso debe ser eficiente, profesional y honesta. Esto es fundamental para marcar una convivencia con los ciudadanos. Hay que volver al vínculo de solidaridad entre la Fuerza y la comunidad, y tenemos confianza en que eso se va a lograr.”

Luego, Lamberto destacó que “las líneas fijadas por el Ministerio y por el gobierno no son menores: ser implacables con el narcotráfico. La droga es un flagelo que corroe a la juventud y a la familia. Hay que terminar con la trata de personas, que es una forma de degradación, especialmente a las mujeres y a los niños; y es fundamental que haya una Fuerza conducida verticalmente, pero absolutamente compenetrada con el poder político: la profesionalidad sirve, pero la mirada global de la política forma parte de un proyecto político que es insoslayable desde una medida de seguridad”.

El ministro dejó para el final un aspecto que debería ser prioridad, para que justamente la inseguridad no sea la principal preocupación de los ciudadanos en una vida en democracia: le pidió a sus compañeros del gabinete, “especialmente a Desarrollo Social, Salud, Educación y Cultura, que hagamos todo lo posible para hacer los programas de contención que posibiliten que toda nuestra juventud que todavía no entró en el delito, no lo haga.”

Luego de este cambio, resta por saber si habrá cambios en las fuerzas policiales, qué tipo de mensaje interno recibirán las mismas de cara a recomponer las relaciones, presuntamente deterioradas, y qué cambio en la política de seguridad se pondrá en marcha para contrarrestar el incremento del delito, con un componente de violencia inusitado. Quizás demore más en saberse, qué costo tendrá para la actual gestión, perder un ministro con idoneidad y exponer en Seguridad a una espada legislativa del socialismo.



COMENTARIOS DE LECTORES
Haga click  para publicar sus comentarios en este espacio (es necesario estar registrado como usuario).

Comentarios de lectores
Lea los comentarios de los lectores acerca de este artículo
Utilidades

Inicio | Agenda | Cultura | Economía | La Región | Opinión | Política | Sociedad | Vida
Colaboradores | Publicidad | Contáctenos

Copyright©2000 - 2006 El Santafesino - Santa Fe, Argentina.