VERANO CON ALTA TENSIÓN
Uso y abuso del Estado en el debate político estival
El presidente Mauricio Macri reavivó el debate sobre el nombramiento de familiares en los estamentos públicos, tras anunciar una reducción de casi 1000 cargos políticos y un impedimento que los ministros tengan parientes en la Administración Nacional.
Por Lic. Exequiel Kay
Redacción El Santafesino
05/02/2018

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, anunció medidas para reducir el gasto político.
Fuente: www.casarosada.gob.ar

El debate político de verano comenzó este año quizás más intenso que otros. Son álgidos y diversos los temas que dominan la escena. Pero esta vez, se desempolvó uno que gozaba del guiño cómplice de la mayoría del funcionariado de cualquiera de los tres poderes: el nepotismo, léase, “el trato de favor hacia familiares o amigos, a los que se otorgan cargos o empleos públicos por el mero hecho de serlo, sin tener en cuenta otros méritos” según el significado más usual.

El responsable de introducir el tema en la agenda ha sido el propio presidente de la Nación, Mauricio Macri. La información oficial señala que el primer mandatario anunció la implementación de tres medidas de austeridad que implican la reducción casi 1000 cargos políticos del Poder Ejecutivo, que no habrá aumentos salariales durante este año para los funcionarios de mayor jerarquía, y que los ministros no podrán tener familiares desempeñándose en la Administración Pública Nacional.

“Si los argentinos hacen su aporte, quienes somos parte de la política tenemos que redoblar el esfuerzo y dar el ejemplo”, subrayó el Presidente al anunciar las medidas que de inmediato dispararon las primeras conjeturas, una de las más fuertes, que con esta decisión, Macri reconoce que -en sus dos años de gestión-aumentó la estructura de cargos políticos en el mismo porcentaje que ahora pretende disminuir.

Otras pasan por advertir no la falta de ética sino que el ahorro (la medida de reducir uno de cada cuatro cargos políticos del Poder Ejecutivo equivale aproximadamente a mil puestos y un ahorro de 1500 millones de pesos por año), no es tan significativo en relación a otros “gastos” del estado. Y a la vez, que el mensaje presidencial es contradictorio, desde el momento que ratifica en su cargo al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, envuelto en un grave escándalo institucional.

Macri hizo explícita su intensión de que el mensaje llegue a las provincias y al resto de los niveles gubernamentales y legislativos. Invitó a las administraciones públicas de todo el país a adoptar acciones similares con el objetivo de “mejorar la institucionales integridad y transparencia en la política” en todos los estamentos.

Cuidado que vuelve

Las repercusiones no tardaron en llegar desde la Casa Gris.

El gobernador Miguel Lifschitz asumió el compromiso público de “revisar” las designaciones en “todas las reparticiones del estado” tal como lo sugirió Mauricio Macri. Pero también opinó que los anuncios presidenciales “suenan poco creíbles y muy a marketing”.

Por su parte, el ministro de Economía provincial, Gonzalo Saglione, había señalado a diario El Litoral que “esto es un reconocimiento de que hubo un incremento fuerte de los cargos políticos, y ahora hay una reducción -según se dijo- del 20 por ciento de esa planta”. En esta línea, inmediatamente después del anuncio oficial, se recordó desde varios espacios políticos el sobredimensionamiento de la estructura gubernamental por parte de la gestión Macri. El diario La Nación publicó en abril de 2017 que Macri había incrementado un 25 por ciento la estructura de gobierno desde el comienzo de su mandato, con 21 ministerios, 87 secretarías, 207 subsecretarías y 687 direcciones. Un crecimiento que supera en porcentajes ampliamente a su predecesora, Cristina Fernández, de acuerdo al informe periodístico basado en un estudio de la Fundación Libertad y Progreso (LyP).

Miedo al cambio

La réplica volvió de inmediato: “Es inadmisible que desde un espacio como el socialismo, que durante los últimos años se ha caracterizado por incrementar la nómina del Estado con familiares, amigos y militantes políticos, se rechacen estas decisiones. Hablan de cierto temor ante este cambio que se propone desde Nación” dijo el diputado de Cambiemos, Federico Angelini, quien dejó abierto el debate hacia el poder legislativo.

En ese sentido, -en diálogo con diario El Litoral- coincidió con el gobernador en que es necesario que los tres poderes del estado pongan las barbas en remojo y uso como ejemplo uno de los escándalos del verano, “cuando uno de los directores de la EPE y yerno del vicegobernador Carlos Fascendini festejaba su cumpleaños en Esperanza con generador, mientras toda la ciudad estaba sin luz”. Lo propio dijo sobre los senadores que, casi de manera folklórica, “nombran” a nuevos empleados poco antes de terminar sus mandatos (ver en esta misma página el caso Pirola).




Leer mas sobre