REPERCUSIONES POR UN SUBSIDIO PARA ROSARIO
Piden a la Provincia “un trato igualitario” hacia todas las localidades
La entrega de un aporte no reintegrable al municipio de la ciudad de Rosario, generó la reacción del dirigente de Cambiemos, Gastón Gardiol, quien solicitó que el gobernador Lifschitz promueva políticas más equitativas que alcancen al resto de los municipios y comunas del territorio provincial.
Redacción El Santafesino
19/02/2018

La entrega de un subsidio para obras de alumbrado público en la ciudad de Rosario, por parte del gobierno provincial, generó una polémica.
Fuente: Archivo

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, firmó sobre fines de 2017 el decreto 4.182 que autorizó la entrega de un subsidio para obras de alumbrado público en la ciudad de Rosario, por un monto de 150 millones de pesos. El aporte no reintegrable, se destinó a “cubrir erogaciones realizadas con motivo de la provisión de materiales en el marco de la obra de modernización del alumbrado público en las calles de la ciudad de Rosario”.

La medida provocó la reacción del referente de la UCR en Cambiemos de Las Colonias, Gastón Gardiol, quien solicitó al primer mandatario, que se tenga “un trato más igualitario o preferencial como tiene Rosario, para el resto de los pueblos y ciudades, en particular del departamento Las Colonias”.

El dirigente considera que con el criterio que adoptó el Poder Ejecutivo, a este departamento deberían corresponderle 16 millones de pesos, aproximadamente, en proporción a la cantidad de habitantes de cada una de las 37 localidades. A Esperanza le corresponderían $ 7.500.000, a San Carlos Centro $ 1.800.000, a Pilar $ 750.000 y a Elisa $ 300.000, por suponer algunos ejemplos.

“El dinero de los santafesinos no puede distribuirse de manera discrecional. Seguramente Rosario tiene necesidades como todos los habitantes del territorio, pero no puede ser siempre la ciudad elegida por la Provincia para este tipo de beneficios. Hay políticas públicas que impactan positivamente en cada localidad, pero no podemos admitir este tipo de preferencias”, advirtió.

Gardiol considera que hay una condición de arbitrariedad del gobierno santafesino que apunta a financiar de manera permanente al municipio rosarino y por ello insistió en exigir al gobierno provincial un trato equitativo para con el resto de los municipios y comunas de la provincia, “muchos de los cuales necesitan hacer inversiones justamente en este aspecto específico de la infraestructura urbana como es el alumbrado público”.