EVALUACIÓN DEL PLAN ABRE
El déficit de acceso al agua potable bajó del 7,9% en 2014 al 1,9% en 2018
El Observatorio de la Deuda Argentina realizó una evaluación externa de la política social en la provincia, con indicadores positivos. El déficit de alumbrado público bajó del 15,9% en 2014 al 7,4% en 2018; el déficit de pavimentación bajó de 32,5% en 2014 a 17,9% en 2018; y el acceso a red eléctrica tiende a alcanzar a la totalidad de hogares de los barrios donde se implementa el Plan Abre.
Redacción El Santafesino
04/10/2018

Se realizaron tareas de pavimentación en calles de distintos barrios de la ciudad de Rosario.
Fuente: Gentileza

El gobernador Miguel Lifschitz y el director del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA), dependiente de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, presentaron los resultados de la evaluación externa que se realizó durante 2018 al Plan Abre.

Junto a los intendentes de Rosario, Mónica Fein; de Villa Gobernador Gálvez, Alberto Ricci; y de Pérez, Pablo Corsalini; analizaron el avance de la política social que la provincia lleva adelante con los gobiernos locales, en barrios atravesados por problemáticas sociales.

"El Observatorio de la Deuda Social Argentina desde hace muchos años viene dando las estadísticas más serias y creíbles sobre la pobreza en Argentina, sobre desarrollo humano y social, analizando desde un punto de vista cuantitativo y cualitativo la situación. Con la provincia de Santa Fe, en particular, venimos trabajando desde hace cuatro años en la evaluación externa del Plan Abre y su implementación en los barrios”, explicó Lifschitz.

“Hay un trabajo muy coordinado de la provincia con los municipios donde está presente el Plan Abre y los resultados se comienzan a ver. Imagínense el alcance y el nivel de impacto de esta política social si el gobierno nacional también estaría involucrado con participación directa”, expresó el gobernador.

"Estamos bien orientados. El salto que debemos dar para adelante es el empoderamiento de las familias, para que el Plan Abre deje de ser una política pública impulsada por el gobierno, y sea una acción de transformación social donde los propios integrantes de la comunidad sean protagonistas con el Estado”, añadió.

Por su parte, la intendente de Rosario, Mónica Fein, sostuvo que "esta evaluación nos permite ver el impacto de nuestras intervenciones, el nivel de escolaridad de los chicos, el acceso a la salud, la percepción de los ciudadanos respecto a las mejoras en las situaciones de violencia o infraestructura de su barrio”.

Fein resaltó que la evaluación también plantea nuevos desafíos a futuro para seguir fortaleciendo el Plan Abre.

Los resultados

"Es una evaluación comparativa con lo que fue la primera medición que hicimos en 2014. Este nuevo relevamiento se llevó a cabo entre febrero y marzo de 2018, y analizó 51 barrios de las localidades mencionadas anteriormente. Ninguna política pública de Argentina tiene la escala del Plan Abre, que considera a la familia como el núcleo donde el Estado tiene que ir a ayudar y no como clientes de espacios públicos”, indicó Salvia.

“Entre 2014 y 2018 se destacan las mejoras en los indicadores estructurales de acceso a infraestructura urbana. Los déficits en acceso a agua, luz, pavimentación, alumbrado público, dificultades para transitar dentro del barrio, han continuado la tendencia al descenso que mostraban en 2015”, comentó Salvia.

El déficit de acceso a servicio público de agua baja del 7,9% en 2014 al 1,9% en 2018 (-6 puntos porcentuales); el déficit de pavimentación baja de 32,5% en 2014 a 17,9% en 2018 (-15 puntos porcentuales aproximadamente); el déficit de alumbrado baja del 15,9% en 2014 al 7,4% en 2018 (-8,5 puntos porcentuales) y el acceso a red eléctrica tiende a alcanzar a la totalidad de hogares de los barrios donde se implementa el Plan Abre.

Salud y educación

Los centros de salud muestran un aumento sustantivo de atenciones, los encuestados remarcar las mejoras edilicias y la limpieza, comodidad, suficiencia de insumos.

En los últimos dos años, más de la mitad de los hogares alcanzados por el Plan Abre accedió al sistema público de salud (sea a través del centro de salud o de los hospitales públicos) y que la mayoría de los hogares que se atiende en el centro de salud logró ubicar allí a su médico o equipo de cabecera. Otro dato importante hace referencia a que todas las mujeres madres o embarazadas se realizaron controles durante su embarazo.

Los indicadores de inclusión educativa muestran un gran avance en la permanencia y finalización de la escolaridad primaria. Entre los y las adolescentes ha mejorado la asistencia pero no se ha registrado una variación positiva en la reducción del déficit de escolarización de este grupo de edad. En cambio entre los y las jóvenes se registra una tendencia hacia la disminución de las situaciones de abandono de la escuela media.

También se destaca el crecimiento de la participación en espacios recreativos. La modalidad Familia del Plan Abre fomentó los niveles de participación de la población más vulnerables en los espacios puente.



Imágenes relacionadas

Mejoran el servicio de luz en el barrio Las Flores de la ciudad de Santa Fe.
Fuente: Gentileza