MARIO BUNGE
“No hay que imitar modelos, sino reinventar el país”
Lo sostuvo el reconocido científico y filósofo durante la apertura del año académico de la UNL. Fue en el Paraninfo y su conferencia versó sobre “Ideologías: problemas e ideales”.
Redacción El Santafesino
25/03/2010

Mario Bunge inauguró el año académico de la Universidad Nacional del Litoral con una conferencia en el Paraninfo. El científico y filósofo, Honoris Causa de la casa de altos estudios en 2001, disertó sobre “Ideologías: problemas e ideales”.
Fuente: Gobierno de la Ciudad

Mario Bunge inauguró el año académico de la Universidad Nacional del Litoral con una conferencia en el Paraninfo. El científico y filósofo, Honoris Causa de la casa de altos estudios en 2001, disertó sobre “Ideologías: problemas e ideales”.

En tal ocasión, el rector Albor Cantard remarcó la importancia de la “inversión en educación superior en tanto constituye una base fundamental para la construcción de una sociedad del conocimiento inclusiva y diversa, y para el progreso de la investigación, la innovación y la creatividad”. Y agregó: “En medio de un contexto político-económico de incertidumbre, las universidades nacionales deben más que nunca trasponer muros para contribuir en forma significativa al desarrollo sustentable de la región y del país”.

La sociedad como sistema

Con referencias a Hobbes, Durkheim, Hegel, Marx y Engels, Bunge realizó un recorrido por diferentes concepciones filosóficas y políticas sobre el gobierno, la sociedad y el Estado.

“Una sociedad es un sistema compuesto por cuatro sub-sistemas: económico, político, social y cultural”, definió para dejar sentada su postura al respecto. En este sentido, remarcó que es necesario tener en cuenta las interrelaciones entre los sub-sistemas para analizar la sociedad en su conjunto.

Del mismo modo, criticó que existieran facultades de psicología. “La psicología debería ser un departamento dentro de la medicina o las ciencias neurocognitivas. Pretender estudiar el alma es algo medieval. El hombre no puede ser analizado por fuera de los mecanismos biológicos que lo determinan y del medio social en el que está inserto”.

Estado de Bienestar

La legitimidad y la moral también estuvieron presentes en su alocución. Bunge señaló que la calidad de un gobierno se debe medir en base a la protección de los derechos y la posibilidad de satisfacer las necesidades de sus ciudadanos. Como ejemplo de ello señaló al Estado de Bienestar, impulsado por los países nórdicos como Finlandia y Suecia.

El filósofo criticó la concepción coercitiva del Estado –propia de Hobbes y Weber- y, por el contrario, sostuvo que “además de imponer deberes, debe garantizar derechos”.

Al finalizar la conferencia, se abrió un espacio para las preguntas del público. Consultado acerca de si le parece obsoleta la división entre derecha e izquierda, Bunge explicó que esta distinción puede servir si se piensa que “la primera defiende los intereses de los privilegiados, en tanto la segunda se preocupa por los desamparados”.

Sobre Argentina

El público se mostró interesado en conocer la visión del pensador sobre nuestro país. Al respecto, Bunge respondió: “No soy argentinólogo. La argentinología es una ciencia que requiere muchos más conocimientos de historia, política y economía que los que yo tengo. La Argentina no es un país fácil de analizar. De todas formas, soy optimista respecto a su futuro por dos razones. En primer lugar, porque es un país prácticamente autárquico, ya que cuenta con recursos naturales propios. En segunda instancia, porque este país tiene un alto nivel cultural –tenemos el mejor sistema educativo, en sus tres niveles, de toda América Latina- y porque los argentinos –perdón, me corrijo, los porteños- nos creemos esa superioridad”.

Finalmente, cuando se le preguntó qué modelo de sociedad consideraba mejor para imitar, el filósofo fue categórico: “No hay que imitar modelos, hay que reinventar nuestra propia sociedad”.