RECIBIÓ EL PREMIO HERACLES
Santiago Grassi ya piensa en el Mundial de Natación
En una ceremonia realizada en el Café Tortoni de la Ciudad de Buenos Aires, el nadador santafesino Santiago Grassi recibió el Premio Heracles por sus récords nacionales durante 2016 y contó sus expectativas de cara al torneo en Budapest.
Redacción El Santafesino
22/05/2017

“Hace bastante que no conseguía una marca que me dejara satisfecho”, detalló el destacado deportista luego de recibir el galardón.
Fuente: Comité de Prensa Hall de Honor de la Natación Argentina

La estampa con la que un Santiago Grassi impecable de saco, corbata y sonrisa gigante recibió el diploma en reconocimiento por los récords argentinos que conquistó en 2016, durante la VIII edición de los Premios Heracles de Natación, dice todo de su presente. Su elegancia y distinción es la metáfora perfecta para el nadador santafesino que a principios de año comenzó su preparación deportiva como parte de la Universidad de Auburn, en Alabama, Estados Unidos, y que hace menos de dos semanas consiguió su marca para ser parte del Mundial de Mayores de Budapest y bajó el récord argentino de los 50 metros mariposa.

Y si bien en el Café Tortoni de la Ciudad de Buenos Aires el nadador olímpico en Río de Janeiro agradeció el reconocimiento del Hall de Honor de la Natación Argentina por sus récords absolutos del año pasado (en 50 y 100 metros mariposa en pileta corta y 4x100 metros combinados mixto en pileta olímpica), lo cierto es que lo que le sobra es futuro. Y el horizonte de Grassi, hoy por hoy, está primero con la Selección Argentina y luego en Auburn, donde, además de entrenar y competir, aprobó todas las materias del primer semestre de Business.

-¿Qué significa para vos un premio que reconoce a la natación argentina?

-Siempre es lindo encontrarse con compañeros. Esta vez lo viví distinto porque hace unos meses estoy viviendo en Estados Unidos y hacía mucho tiempo que no los veía, así que fue diferente encontrarlos esta vez. Que nos hagan un reconocimiento es genial porque en Argentina la natación no es un deporte muy popular y que nos reconozcan por estos méritos, que para nosotros son muy importantes y que quizás la gente no conoce, nos hace crecer como deportistas.

-Antes de volver a Argentina, conseguiste un récord argentino y tu marca en los 100 metros mariposa para el Mundial de Budapest. ¿Qué sensaciones te dejaron esos registros?

-Fue una alegría que hace mucho tiempo no tenía. Hace bastante que no conseguía una marca que me dejara satisfecho. Después de haberme ido a Estados Unidos, que fue una decisión importante porque dejé mi casa, mi familia y mis amigos para irme a vivir a otro país con otro idioma, fue un gran alivio y una gran alegría sentir que pude volver a nadar en los tiempos que hace dos años no podía. Y, además, también me dio mucha tranquilidad saber que ya estoy clasificado al Mundial.

-¿Con qué versión tuya querés encontrarte en Budapest?

Con mi mejor versión. Obviamente, en cuanto a marcas, espero, quiero y voy a estar nadando en mis mejores tiempos, aunque es algo que todavía no pensé… Son cosas que todavía tengo que procesar en mi cabeza; esto no es algo que uno dice “lo quiero” y listo. Últimamente, los desafíos me los planteo cada vez más difíciles porque creo que sólo así es como uno se puede superar y conseguir mejores cosas. No estoy en condiciones de decir con qué estaría satisfecho en Budapest, pero lo que sí sé es que quiero bajar mis marcas.

-Allá en la Universidad de Auburn, ¿Cómo te venís sintiendo en esta nueva etapa de tu vida?

-La verdad es que me sentí como en casa. Sinceramente, me recibieron muy bien, me abrieron sus puertas y me hicieron sentir cómodo muy rápido. Y hoy en día siento que es una familia la que formamos los 65 nadadores que integramos el equipo de natación de la Universidad. Me siento muy cómodo y muy satisfecho por haberme ido allá.

-¿Podes congeniar el estudio y tu carrera como deportistas de alto rendimiento?

-Allá el sistema es así desde hace muchos años y funciona muy bien. Una de las razones por las cuales me fui a Estados Unidos era porque me permitía estudiar, además de entrenar al mejor nivel. Estudiar es muy importante y el día de mañana uno no sabe si lo va a necesitar. Antes de viajar yo no estaba estudiando en Santa Fe y la verdad es que no estaba en mis planes, pero ahora me siento muy contento de estar haciéndolo. Hago algo productivo, además de nadar, y eso me alegra.

-Te hago una pregunta que te va a doler un poco. ¿Qué es lo que más se extraña de Santa Fe?

-La familia y los amigos se extrañan, pero la realidad es que hoy con la tecnología uno termina no sintiéndose solo. Además, encontré amigos allá en Estados Unidos y gracias a eso nunca me sentí en soledad… Pero te voy a responder tu pregunta. ¿Sabés lo que sí extraño? ¡La carne! Extraño los asados de domingo al mediodía, las costumbres, las picadas… Extraño esas cosas que sólo hacemos los argentinos y que todavía no encontré allá.




Imágenes relacionadas

Santiago Grassi junto a los otros récords argentinos que fueron reconocidos en la VIII edición de los Premios Heracles de Natación.
Fuente: Comité de Prensa Hall de Honor de la Natación Argentina

Leer mas sobre