El Santafesino
Vida
SALUD PERINATAL
Alfafetoproteína en suero materno y su valor en la pesquisa de defectos congénitos

Uno de los mayores problemas de salud perinatal es la prevención de las malformaciones congénitas. Dentro de estas los Defectos de Cierre del Tubo Neural (DCTN) representan uno de los capítulos de máxima relevancia por las repercusiones de tipo médico, social e incluso económicas que su aparición ocasiona. Las tres categorías principales de DCTN son: anencefália, encefalocele y espina bífida.

01/02/2004

Leer más sobre
defectos congénitos
alfafetoproteína
anencefália
encefalocele
espina bífida



Como parte de los cuidados prenatales la determinación de la alfafetoproteína en el suero materno (AFPSM) se emplea para identificar aquellos embarazos que presentan un riesgo elevado para defectos de cierre de tubo neural.

La alfafetoproteína (AFP) es una proteína predominante en la fase embrionaria. Es producida inicialmente en el saco vitelino embrionario y después, casi exclusivamente, en el hígado fetal. La AFP llega a la circulación sanguínea materna desde el líquido amniótico a través de las membranas fetales. Cualquier defecto abierto del tubo neural permite que se filtren cantidades anormalmente altas de AFP hacia el liquido amniótico, lo que se refleja, a su vez, en un aumento proporcional de su concentración en el suero materno. Debemos hacer constar que otras patologías fetales también pueden presentar un aumento de AFP, como el onfalocele, obstrucción del intestino fetal, teratoma, síndrome de Turner, riñones poliquísticos y otras. Por lo tanto, al medir la cantidad de AFP en sangre materna podemos obtener una serie de datos importantes sobre el embarazo.

El dosaje de AFPSM se realiza entre las semanas 15 a 21 de la gestación tomada de acuerdo a la fecha de última menstruación (FUM) y/o ecografía de fechado, siendo más precisos los resultados entre las semanas 16 a 18. Los niveles de AFPSM varían en gran medida según la edad gestacional y el método empleado por cada laboratorio. Por esta razón, cada laboratorio debe poseer sus patrones de referencia del rango de los embarazos no afectados y emplear siempre la misma técnica.

Los valores se expresan como múltiplos de la mediana (MoM) y se obtienen dividiendo la concentración encontrada en la paciente por la mediana correspondiente a la semana de gestación. Se consideran valores de corte hasta 2 - 2,5 MoM y cada laboratorio deberá elegir su propio valor de corte. Se debe sospechar la existencia de un DCTN cuando los valores obtenidos son superiores a 2 -2,5 MoM. No obstante, es preciso excluir un resultado falso positivo, pues pueden hallarse cifras elevadas en diversas situaciones a tener en cuenta: errores de cálculos en la edad gestacional, embarazo múltiple, sangrados, muerte fetal, isoinmunizaciones Rh y enfermedades maternas (hepatomas).

Con niveles de AFP mayores a 2 - 2,5 MoM se recomienda un examen ecográfico de alto nivel para el estudio de toda la anatomía fetal y la práctica de una amniocentésis para la determinación de AFP en líquido amniótico. Si el examen ecográfico arroja un resultado adverso se recomienda además un análisis cromosómico fetal.

Es importante destacar que algunos estudios han encontrado que a pesar de una evaluación ecográfica normal, valores elevados de AFPSM se asocian con un mayor riesgo de resultado adverso perinatal, por lo que se recomienda un seguimiento obstétrico más estricto.

* La sensibilidad de la determinación en suero materno para los defectos de cierre del tubo neural es del 86% para 2 MoM y del 88% para 2,5 MoM.

* La especificidad de la determinación en suero materno para los defectos de cierre del tubo neural es del 96% para 2 MoM y del 98,7% para 2,5 MoM.

Factores que deben tenerse en cuenta para la interpretación AFPSM a efectos de realizar las correspondientes correcciones:

* Edad gestacional: es de fundamental importancia determinarla mediante control ecográfico.

* Peso materno: en mujeres con sobrepeso los valores de AFPSM son menores como resultado de su dilución en el torrente sanguíneo. En mujeres delgadas el valor de AFPSM sufre un incremento como un efecto de hemoconcentración; por lo tanto en ambos casos se debe realizar corrección por peso.

* Diabetes insulino dependiente: Las mujeres con diabetes insulino dependiente tienen valores significativamente más bajos que las mujeres embarazadas no diabéticas. Por lo tanto es de suma importancia realizar un ajuste en la interpretación de los resultados y cada laboratorio deberá tener una tabla de corrección para cada semana de gestación.

* Origen étnico: Los niveles de alfafetoproteína varían con el origen étnico.

La detección de un valor anormal de AFPSM no implica necesariamente que el feto presente una anomalía. Esto significa que nos encontramos frente a un embarazo de alto riesgo, que debería ser evaluado con metodología diagnóstica para cada caso. Solamente entre un 5 a un 10% de los casos con un valor anormal de AFPSM estarán gestando un feto con anomalía.

Algunas condiciones del feto pueden producir niveles bajos de AFPSM. Un ejemplo de ello son la trisomía 21 (síndrome de Down) y la trisomía 18 (síndrome. de Edwards). Debemos hacer constar que la mayoría de las mujeres (80%) cuyos fetos están afectados por trisomía 21 (síndrome de Down) son menores de 35 años y casi todos los bebés con otras trisomías cromosómicas nacen del mismo grupo de mujeres. Además, la mayoría de ellas no tienen historia familiar de esta enfermedad y ninguna otra razón para indicarles un diagnóstico prenatal citogenético. En los últimos años, el uso clínico rutinario de los marcadores bioquímicos ha cambiado con el conocimiento de que otros marcadores bioquímicos se han asociado también con el síndrome de Down: la gonadotrofina coriónica (hCG), el estriol no conjugado, la inhibina y los más recientemente conocidos como la proteína placentaria A asociada al embarazo (PAPP-A) o la sub-unidad Beta libre (Beta hCG free).

Por lo tanto, la determinación de AFPSM, en forma aislada o en conjunto con otros macadores (bioquímicos y/o ecográficos) tiene un gran valor en la pesquisa de defectos congénitos.

Autores: Lucía Lopez Miranda y María Ester Mollica. Centro Nacional de Genética Médica. Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS) - Ministerio de Salud.



COMENTARIOS DE LECTORES
Haga click  para publicar sus comentarios en este espacio (es necesario estar registrado como usuario).

Comentarios de lectores
Lea los comentarios de los lectores acerca de este artículo
Utilidades

Inicio | Agenda | Cultura | Economía | La Región | Opinión | Política | Sociedad | Vida
Colaboradores | Publicidad | Contáctenos

Copyright©2000 - 2006 El Santafesino - Santa Fe, Argentina.