APORTES PARA LA DEFENSA DEL MEDIOAMBIENTE
Propuestas del Centro de Protección a la Naturaleza a la Comisión de Reforma del Código de Faltas de Santa Fe
La entidad ambientalista presentó un extenso documento en el que reclamó que “todo acto o conducta dañosa que incida negativamente en el medio ambiente reciba sanciones ejemplificadoras”. Además, exigió que “la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, la información y educación ambientales sean deberes ineludibles de los gobernantes”, entre otros puntos.
Redacción El Santafesino
04/12/2006

Flor de lapacho, una especie extendida en la provincia de Santa Fe. El cuidado del medio ambiente debe ser una práctica constante en los ciudadanos y debe estar encuadrada en un marco legal pertinente.
Fuente: El Santafesino

Días pasados, el Presidente y la Secretaria de Relaciones de la Comisión Directiva del Centro de Protección a la Naturaleza (CeProNat), Luis Carreras e Yrma Tourn, se reunieron con la Comisión de Reforma del Código de Faltas de la provincia de Santa Fe, integrada por especialistas, jueces, camaristas, fiscales y miembros activos del Poder Judicial provincial. En esa reunión, las autoridades de la entidad ambientalista expusieron una serie de propuestas tendientes a generar conciencia social, defender el medioambiente y crear políticas de Estado activas en esta materia.

En el encuentro, el presidente del CeProNat fundamentó el espíritu del movimiento ambientalista, los valores que persigue y los objetivos del documento presentado. “El Centro de Protección a la Naturaleza es una institución con casi 30 años de actividad plena. No es otra cosa que un conjunto de personas preocupadas por lo que sucede a nivel humano y ambiental. Aunque en nuestras filas tenemos muchos profesionales, tratamos de interpretar la realidad con sentido común, y luego nos nutrimos de información específica sobre el tema. No somos especialistas en la denominada técnica legislativa; tampoco tenemos los conocimientos como para realizar derecho comparado o proponer una ley en forma integral. Pero tenemos la voluntad para incidir en aquellos que sí pueden hacerlo”, refirió.

El compromiso de los movimientos ambientalistas

“Las raíces del Estado moderno, si bien vienen de mucho antes, se consolidan en el siglo XVIII en base a los preceptos ilustrados de la Razón Científica y el Progreso Técnico, una forma de pensamiento actualmente en crisis, con estructuras que se construyen y deconstruyen tratando de seguir el ritmo febril de cambios en la sociedad actual. Por eso, mirar la actitud de los ambientalistas con los anteojos de esa ‘Razón’ pura y simple, es lo que hace decir a algunos de que somos unos ‘románticos’, ‘emocionales’, ‘pasionales’, que pretenden volver al salvaje de Rousseau o al hombre al que le canta Whitman”, afirmó el titular del CeProNat.

Carreras explicó que “posiblemente hayan sido así los orígenes del movimiento ambiental, pero hoy hemos crecido y madurado, convirtiéndonos en un sector de la sociedad civil que pide, reclama activamente y usa de todas las estrategias posibles para lograr o intentar lograr sus objetivos. Movilizaciones, presión mediática, elaboración de informes técnicos y de propuestas, incidencia sobre los poderes públicos, incursiones en la política electiva, educación -llegar al ‘soberano’ de todas las maneras posibles- y hasta piquetes o cortes de ruta, como el que los compañeros de Gualeguaychú -no sólo ambientalistas- están realizando, son algunas de las herramientas usadas”, dijo, en alusión directa al conflicto por las papeleras en Fray Bentos.

Seguidamente agregó que “nos hacemos presentes en esta Comisión de Reforma del Código de Faltas para hacernos oír, tal vez en un intento utópico porque ¿cuánto de utopía -o candidez- hay en las leyes actuales luego de una década nefasta de pragmatismo y de falta de voluntad política para controlar y hacerlas cumplir?”, se interrogó. “La pesca excesiva, las fumigaciones, la deforestación, son sólo unos pocos ejemplos locales de actualidad y con presencia en los medios de comunicación. Sin embargo, aún creemos en las leyes y en los Códigos, aún creemos en que nuestros aportes, tal vez con más incertidumbres que certezas, pueden mover las fibras de los hombres y mujeres que encaran esta reforma para bien de la mayoría de la sociedad santafesina”, subrayó Carreras.

En el cierre de su discurso, el presidente del CeProNat enfatizó: “Manifestamos nuestra voluntad explícita de colaborar y conciliar políticas en materia medioambiente. Pero con la voluntad no basta y tenemos por delante un largo camino que debe construirse día a día y, en eso, la reforma a los códigos pueden ser un primer paso”.

El documento presentado a la Comisión

Rescatando sus puntos centrales, el documento de la entidad ambientalista reafirma la idea de que “en todo ordenamiento social debe haber una consideración muy especial a la cuestión ambiental, y desde ya adelantamos nuestra opinión de que todo acto o conducta dañosa que incida negativamente en el medio ambiente y/o los bienes naturales comunes debe recibir sanciones ejemplificadoras para obtener una verdadera tutela de los mismos”.

Luego de citar el artículo 41 de la Carta Magna, el CeProNat insiste en defender el derecho a "la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica," y "a la información y educación ambientales, deberes ineludibles de las autoridades políticas. Consideramos que toda la normativa jurídica que alcance la cuestión ambiental debe tender a hacer efectivos estos principios y, en lo referido específicamente a las sanciones”, agrega texto.

“Si bien nuestro actual Código de Faltas contiene normas muy valiosas para la protección del ambiente y de los ecosistemas tales como los artículos 137, 138,134 y 135, creemos necesario hacer las siguientes consideraciones y propuestas:

-Multas: El monto de las mismas debe aumentarse en forma considerable, en especial para infractores de alto poder económico. A tales efectos debería establecerse un mecanismo de actualización permanente del valor del jus;

-Decomiso, clausura e inhabilitación: Prever la aplicación, siempre que sea pertinente, según el caso, y de una manera efectiva, del decomiso, la clausura y la inhabilitación. El actual artículo 138 establece la clausura para el caso de contaminación hídrica; debería aplicarse la misma para otros casos de contaminación como, por ejemplo los arts. 134 y 135 y daños (artículo 137).

-Obligación de recomponer: Incorporar, con carácter accesorio o sustitutivo, esta obligación entendiéndose por tal ‘volver las cosas al estado en que se encontraban antes del acto dañoso’. Reiteramos que esa acción deberá realizarse cuando sea posible y, además, no implique agregar otro perjuicio al ambiente;

-Incorporar, como pena sustitutiva o accesoria, según el criterio de la Comisión, la asistencia y aprobación de un curso educativo;

-Quema de vegetación: proponemos sancionar, siempre que no constituyere delito, al que produjere, provocare o favoreciere un incendio que produzca la destrucción de la vegetación;

-Espacios Verdes: sancionar al que dañare o alterare los espacios verdes, plazas, parques, avenidas, etc. El actual artículo 117 prevé algunas formas de daños pero no todas; recordamos que la ley N° 9004 regula sólo la extracción y poda del arbolado público”, puntualiza el documento.

Por último, el CeProNat hace alusión a la contaminación del espacio radioeléctrico: “Respecto de las antenas de telefonía móvil que por la emisión de ondas de radio frecuencia (RF), éstas son una forma de contaminación del espacio y pueden resultar perjudiciales para la salud. La ley N° 12.362, que las regula, no tiene decreto reglamentario y establece para los municipios y comunas el poder de policía para esta cuestión. Nos preguntamos si sería pertinente introducir en el Código de Faltas sanciones para quienes infrinjan la normativa que la regula”, concluye el texto.