CONSERVACIÓN
Nacieron dos cóndores en el Zoo de Bs.As.
Si bien fue abundante en otro tiempo, este animal emblemático, eslabón simbólico con nuestro pasado cultural, se ha convertido hoy, lamentablemente, en un desafío de conservación.
Prensa Zoo Buenos Aires
27/11/2007

Hoy nos enorgullece presentarles el nacimiento de dos nuevos pichones de cóndor. Una parejita que al nacer pesaron apenas 187 y 200 grs. Con sus plumones y atolondrados movimientos, ¡apenas entraban en la palma de la mano! Hoy, con sus primeros días de vida, comen junto a los títeres 5 veces al día dentro de la Samanahuasi (nursery, "casa de descanso"). INIPI nació luego de 56 días de incubación de un huevo proveniente del Zoo “La Máxima” del ZOO de Olavarría, en la provincia de Buenos Aires. Hoy, a más de 30 días de romper su cascarón es alimentado por títeres de látex que representan a sus padres, facilitando de esta manera el reconocimiento con su propia especie.
Fuente: Zoo Bs. As.

Durante miles de años, el Cóndor Andino, el ave voladora más grande del mundo, ha sido venerado por las comunidades originarias de Sudamérica, quienes lo han considerado el Espíritu mismo de los Andes, un nexo sagrado entre los hombres y Dios.

Si bien fue abundante en otro tiempo, este animal emblemático, eslabón simbólico con nuestro pasado cultural, se ha convertido hoy, lamentablemente, en un desafío de conservación.

En Agosto de 1991, se dio origen al Proyecto de Conservación Cóndor Andino (PCCA). Su principal objetivo es asistir a la conservación de estas fabulosas aves y su majestuoso ecosistema, a todo lo largo de la cordillera, para asegurar la supervivencia de quien es considerado el Espíritu viviente de los Andes.

Hoy nos enorgullece presentarles el nacimiento de dos nuevos pichones de cóndor. Una parejita que al nacer pesaron apenas 187 y 200 grs. Con sus plumones y atolondrados movimientos, ¡apenas entraban en la palma de la mano! Hoy, con sus primeros días de vida, comen junto a los títeres 5 veces al día dentro de la Samanahuasi (nursery, "casa de descanso").

INIPI nació luego de 56 días de incubación de un huevo proveniente del Zoo “La Máxima” del ZOO de Olavarría, en la provincia de Buenos Aires. Hoy, a más de 30 días de romper su cascarón es alimentado por títeres de látex que representan a sus padres, facilitando de esta manera el reconocimiento con su propia especie.

La hembrita, que todavía no ha sido bautizada,nació luego de 59 días de incubación de un huevo proveniente del Parque Temático Temaikén. Una vez que se encuentren preparado formaran parte del programa de liberación junto a los demás ejemplares.

Actualmente en el centro de Incubación Artificial del PCCA esta en proceso de incubación un huevo proveniente del Zoo La Plata. Todos los días se realizan controles de rotación, temperatura, humedad y peso. Semanalmente llevamos a cabo ovoscopías, donde vemos el interior del huevo y así podemos evaluar el desarrollo de los pichones. Esperamos su nacimiento dentro de aprox. 10 días.

Se tarda tres años en devolver la libertad a un Cóndor, pero bastan unos segundos para quitarles la vida. Por eso un cambio cultural es imprescindible.




Imágenes relacionadas

Hoy nos enorgullece presentarles el nacimiento de dos nuevos pichones de cóndor. Una parejita que al nacer pesaron apenas 187 y 200 grs. Con sus plumones y atolondrados movimientos, ¡apenas entraban en la palma de la mano! Hoy, con sus primeros días de vida, comen junto a los títeres 5 veces al día dentro de la Samanahuasi (nursery, "casa de descanso"). INIPI nació luego de 56 días de incubación de un huevo proveniente del Zoo “La Máxima” del ZOO de Olavarría, en la provincia de Buenos Aires. Hoy, a más de 30 días de romper su cascarón es alimentado por títeres de látex que representan a sus padres, facilitando de esta manera el reconocimiento con su propia especie.
Fuente: Prensa Zoo Buenos Aires

Leer mas sobre