ENFERMEDADES SIEMPRE LATENTES
Leptospirosis: recuerdan las medidas básicas de prevención
El Gobierno de la ciudad recuerda a los vecinos las precauciones necesarias para evitar la transmisión de la enfermedad. Es imprescindible evitar el contacto con aguas que puedan estar contaminadas, realizar control de roedores en las viviendas y evitar que niños y animales domésticos deambulen donde pueda advertirse la proliferación de roedores.
Redacción El Santafesino
16/01/2010


La Leptospirosis es una enfermedad de distribución mundial, tanto en zonas urbanas como rurales, y se presenta con más frecuencia en lugares de clima subtropical o tropical húmedo, con alta prevalencia en sitios donde existen grandes precipitaciones, razón por la cual en esta época deben extremarse las medidas preventivas.

Ante la llegada del verano y la creciente del río, el Gobierno de la ciudad -desde la Subsecretaría de Ambiente-, recuerda las medidas necesarias para evitar la infección. Cabe destacar que los vecinos que en las últimas semanas hayan estado en zonas inundadas o en contacto con agua estancada, barro, suelos y materiales húmedos, y presenten síntomas similares a la gripe, como fiebre, dolores de cabeza o musculares, enrojecimiento de los ojos, salpullido o erupción en el cuerpo, náuseas, vómitos y/o tos con catarro con sangre, deben consultar inmediatamente a su médico o centro de salud más cercano.

En ese sentido, se recuerda que los Consultorios de Febriles funcionan en el Samco de barrio El Pozo los días martes, jueves y viernes de 17 a 20; y en el CIC de Facundo Zuviría 8002, los martes y miércoles de 13.30 a 17.

Recomendaciones

Existen una serie de medidas preventivas a implementar por parte de la comunidad en el marco del Programa Preventivo contra la Leptospirosis, que son las siguientes:

-Evitar nadar y circular en aguas que puedan estar contaminadas, así como también el contacto con barro y vegetación que probablemente esté contaminada con orina de animales, especialmente cuando la persona tiene erosiones o heridas.

- Cuando no se disponga de agua potable, se recomienda hervir el agua que va a beberse.

- Realizar control de roedores en las viviendas y en las áreas alrededor de las casas y lugares de trabajo. Tapar los orificios del hogar por donde puedan ingresar estos animales.

- Utilizar protección al limpiar o trabajar en lugares donde se guardan o juegan animales, o al manipular animales muertos.

- Guardar los alimentos en lugares secos y frescos, vigilando periódicamente que alacenas, armarios o sitios de acopio de alimentos. Deben estar libres de excremento de roedores o señales que denoten la presencia de los mismos.

- Eliminar basura y escombros que puedan servir de refugio a roedores.

- Evitar que niños y animales domésticos deambulen por sectores en los que pueda advertirse la proliferación de roedores.

Transmisión

La infección de Leptospirosis es común en roedores y otros animales domésticos y silvestres, siendo las ratas los vectores más destacable notables, aunque también puede ser transmitido por cerdos, el ganado bovino, perros, caballos, y caprinos.

En lo que respecta a la transmisión, es importante destacar que la misma se da por contacto cutáneo, especialmente si la piel se encuentra erosionada, o de las mucosas, ojos y nariz, con agua, tierra húmeda o vegetación contaminadas con la orina de animales infectados, como ocurre al nadar, por inmersión accidental o excoriaciones ocupacionales; contacto directo con la orina o tejido de animales infectados, e incluso por la ingestión de alimentos contaminados con orina de ratas infectadas. En esta enfermedad es rara la transmisión directa persona a persona.




Leer mas sobre